En la imagen en la primera fila de izquierda a derecha: Julio Domingo, director general de Fundación MAPFRE; José Luis Escrivá, Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones; Jose Manuel Inchausti, CEO de MAPFRE Iberia y Vicepresidente de MAPFRE; y Juan Fernández Palacios, director del Centro de Investigación Ageingnomics.  Segunda fila de izquierda a derecha: Alfonso Jiménez, coautor del “Mapa de Talento Senior”; Iñaki Ortega, consejero asesor de Ageingnomics y coautor del “Mapa de Talento Senior”; Elena Sanz, coautora del “Mapa de Talento Senior” y Patrona de Fundación MAPFRE; Rafael Puyol, coautor del “Mapa de Talento Senior”; y Clara Bazan, directora de Seguro y Previsión Social de Fundación MAPFRE.

 

PRIMER MAPA DE TALENTO SENIOR 2021

 

1 DE CADA 5 SENIORS TRABAJA, LA MAYORÍA DE ELLOS POR CUENTA AJENA, EN EL SECTOR PRIVADO Y A JORNADA COMPLETA

FUNDACIÓN MAPFRE ADVIERTE SOBRE LA NECESIDAD DE TOMAR MEDIDAS URGENTES PARA QUE EL TALENTO SENIOR APORTE MÁS A LA ECONOMÍA Y MEJORE LA COMPETITIVIDAD DE LAS EMPRESAS

 

  • El número de seniors menores de 70 años es casi el mismo que el de jóvenes entre 15 y 30 años.
  • El sector económico con más población ocupada es el de servicios.
  • Trabajar en España después de los 63 años es infrecuente y hacerlo después de los 66, muy excepcional.
  • La tasa de empleo senior comienza a disminuir antes de los 55 años y no llega al 8% entre los 64 y 68 años.
  • El paro senior casi se ha triplicado desde 2008 y hoy cerca de la mitad llevan parados más de dos años.
  • Existe una relación directa entre la tasa de paro y el nivel de formación.
  • Madrid, Baleares, Murcia, La Rioja, Navarra, Cataluña y Aragón, las CCAA con mayor tasa de empleo para los mayores de 55 años.
  • Los expertos señalan que la administración ha de emprender reformas que desincentiven la expulsión de los seniors del mercado laboral y garanticen un alargamiento de la vida laboral.

En España, el colectivo de personas entre 55 y 70 años está formado por más de 8 millones de personas, de los que cerca de la mitad, 4,1, son población activa (18% del total de activos), es decir o bien son asalariados (3,6 millones) o están en plena búsqueda de empleo (508.000 personas).

En los últimos 12 años, entre 2008 y 2020, el número de personas mayores de 55 años ha crecido en 2,9 millones, de los que 1,6 son población activa, un dato que se debe principalmente al retroceso de la fecundidad y la acentuación del envejecimiento, y que pone de manifiesto que cada vez son más los sénior que emprenden y trabajan en España.

Esta realidad convive con el hecho de que estamos lejos de las cifras de otros países, donde se aprovecha mucho más el talento sénior, y que, de no tomar decisiones urgentes, que permitan que dicho talento y experiencia aporte y más y mejor a la economía española, existe más riesgo de que en España se instale la idea de que superar los 50 años significa no tener futuro laboral.

Son algunas de las conclusiones del primer Mapa de Talento Senior 2021, un informe impulsado por el Centro de Investigación Ageingnomics Fundación MAPFRE, y que se ha presentado hoy con motivo de la celebración del Día Internacional de las Personas Mayores.

El acto ha contado con la participación de José Luis Escrivá, Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones; Jose Manuel Inchausti, CEO de MAPFRE Iberia y Vicepresidente de MAPFRE; Juan Fernández Palacios, director del Centro de Investigación Ageingnomics, y los coautores del trabajo, Rafael Puyol, Alfonso Jiménez, Iñaki Ortega y Elena Sanz.

El trabajo, que también ha contado con la colaboración de varios investigadores especializados en economía plateada, así como expertos procedentes de entidades como el CENIE y la Fundación Edad y Vida, explica con detalle y en base a fuentes oficiales, la situación laboral de estas personas, cómo ha afectado la pandemia a su situación laboral y qué Comunidades Autónomas presentan mayores índices de empleo y paro. También propone reformas para fomentar el talento de este colectivo y aporta buenas prácticas de empresas internacionales que desde hace tiempo gestionan la diversidad generacional con éxito.

Asalariados: más hombres en el sector privado

El informe destaca que la población senior en España aporta de un modo relevante al mercado laboral y la economía. De los 3,6 millones de españoles senior que trabajan actualmente (19%), un total de 2,8 millones (8 de cada 10), lo hace por cuenta ajena, la mayoría en el sector privado y con contrato a tiempo completo (90%).

Indica, además, que el nivel educativo de los trabajadores mayores ha mejorado y que un tercio de los hombres y un 40% de las mujeres empleadas tienen título universitario. Por ramas de actividad, los sénior trabajan más en el comercio, la industria manufacturera, la administración pública, actividad sanitaria, servicios sociales y la educación.

También incide en el hecho de que entre los directores y gerentes el porcentaje de los sénior sea más alto que el del conjunto de la población ocupada y que en el sector privado, hay más presencia de hombres, mientras que, en el público, hay mayor representación de mujeres.

Más autónomos a partir de los 60 años

Actualmente, la cifra de mayores que trabajan por cuenta propia (afiliados a la seguridad social), asciende a 910.000 personas, lo que supone un 27% de todos los autónomos españoles. En este sentido, el informe subraya que el trabajo autónomo en España crece conforme cumple años la población ocupada y en el colectivo senior está mucho más presente. De hecho, de media, uno de cada cuatro afiliados mayores de 55 años a la seguridad social es autónomo, una circunstancia que en algunos tramos supera el 50% y que pone de manifiesto que ser autónomo es la opción mayoritaria para seguir activo en los últimos años de vida laboral.

Más de dos años en paro

Trabajar en España después de la edad real de jubilación (63 años) es infrecuente y hacerlo después de la edad legal (66 años), muy excepcional. Así lo muestra el informe a través de la tasa de empleo, que en el tramo de 55 a 59 años alcanza el 65%, pero comienza a disminuir antes de los 55 años. Prueba de ello es que entre los 60 y los 64 años, dicho índice baja al 43% y no llega al 8% entre los 64 y 68 años.

Actualmente, la población desempleada mayor de 55 años asciende a un total de 508.000 personas, una cifra que según la investigación no ha dejado de crecer en la última década y que desde 2008 se ha triplicado, llegando ese año a los 180.000 mayores en paro. De los 508.000 desempleados, un total de 220.000 lleva más de dos años buscando empleo, es decir casi la mitad de los seniors parados.

El informe destaca, además, que existe una relación directa entre la tasa de paro y el nivel de formación y que en todos los niveles formativos las tasas masculinas son superiores a las femeninas. Por sectores, el 70% de los parados seniors pertenece al sector servicios.

Emprendimiento: mayor reconocimiento e impulso

Unos 300.000 españoles sénior son directivos emprendedores, una cifra que tras la crisis de 2008 se ha incrementado y que está caracterizada por un colectivo que pone en marcha sus ideas de negocio más eficazmente que los jóvenes. También se trata de un grupo que aporta ventajas a la hora de emprender, entre ellas, tener redes más desarrolladas, posiciones financieras más fuertes, capacidad de movilizar recursos, dotar de legitimidad a sus proyectos y haber adquirido capital social durante su carrera profesional.

Más empleo en la mitad norte

La importancia de la actividad sénior es desigual por comunidades autónomas. Las comunidades con mayores tasas de empleo son Madrid (28,4), Baleares (28,1), Murcia (27), La Rioja (26,5), Navarra y Cataluña (25,4), y Aragón (25,4). Todas las comunidades tienen más hombres mayores de 55 años que mujeres en su población ocupada, con la excepción de Asturias y el País Vasco.

En cifras absolutas, los valores más altos corresponden a las comunidades más pobladas, como Madrid, Cataluña y Andalucía, así como las más envejecidas, como Castilla y León, Asturias, Galicia, País Vasco y Extremadura.

Existe, además, una diferencia notable entre el norte y el sur. Toda la cornisa cantábrica presenta cifras altas de activos en el conjunto de la población laboral, mientras que Andalucía es la comunidad que registra mayor volumen de parados sénior.

Reformas laborales para alargar la vida laboral

Las oportunidades de la economía plateada podrían ser aprovecharse mejor si se activase en mayor medida el talento de los mayores de 55 años.

Así lo recoge el informe, que subraya que no hay excusas para tomar decisiones urgentes que permitan que el talento de estas personas aporte más y mejor a la economía española, una llamada de atención que no afecta solamente al sector público, que establece el marco del mercado laboral, sino también a los empleadores, representantes de los trabajadores y a los propios sénior.

Los expertos señalan que la ley no debería impedir que ningún senior que quiere seguir trabajando lo haga, y en sentido, sugieren que la administración debe emprender reformas que desincentiven la expulsión de los seniors del mercado laboral y garanticen un alargamiento de la vida laboral.

Las empresas también deben ver en el talento senior como una oportunidad para acercarse a un segmento de población de alto potencial y los mayores deben concienciarse de la necesidad de seguir trabajando ante la nueva realidad demográfica.

Buenas prácticas: aprovechar el talento senior

La diversidad generacional es una fuente de competitividad para las empresas. Así lo demuestran compañías como Google, Amazon, Mercedes-Benz, Bank of America o Bayer, entre otras, que cuentan con programas innovadores dirigidos a potenciar el talento, el conocimiento y la experiencia de los mayores de 55 años.

El informe completo está disponible en:

https://documentacion.fundacionmapfre.org/documentacion/publico/es/catalogo_imagenes/grupo.do?path=133