Más productos frescos, más hombres y mujeres que cocinan y más tiempo dedicado a las tres comidas principales, sobre todo durante el fin de semana. Los comportamientos dietéticos son por lo general más saludables que en los últimos años, pero contrastan con nuevos hábitos, como el de la ‘alimentación silenciosa’, más frecuente entre los jóvenes, y que consiste en sentarse con la única compañía de una bandeja y con la vista fija en una pantalla, un hábito perjudicial, ya que, según los expertos, compartir la comida está relacionado con una dieta más saludable y hace que las personas sean más felices.