Elche (Alicante) y Torrent (Valencia) se encuentran entre los municipios españoles de más de 80.000 habitantes con menor tasa de mortalidad por cada 100.000 habitantes. Sus índices de mortalidad son de 0,35 y 0,50 respectivamente, lo que les convierte en ciudades casi cero, es decir aquellas con una siniestralidad grave o mortal inferior o cercana a la de la ciudad sueca de Estocolmo, la más segura de la Unión Europea, con una tasa de mortalidad de 0,7.

Lo destaca el informe, Horizonte C3: Ciudades Casi Cero, que ha presentado esta mañana Fundación MAPFRE con el fin de dar a conocer la lista de las 25 ciudades españolas de más de 80.000 habitantes que entre 2014 y 2018 han registrado menores tasas de mortalidad y de heridos por cada 100.000 habitantes, así como explicar los motivos por los que determinadas ciudades se aproximan a cero.

Escuela de educación vial

De acuerdo a la investigación, Elche se distingue por contar con un sistema de análisis de accidentes con daños lesivos o materiales. Su premisa es la prevención, motivo por el que estudian la siniestralidad, independientemente de la sanción, analizan las causas y reconstruyen la situación para obtener los puntos negros. El municipio valenciano se caracteriza, además, por contar, desde hace 45 años, con una Escuela de Educación vial muy premiada internacionalmente, en la que participan todos los colegios de Elche cada año y en la que aprenden las normas de seguridad cerca de 18.000 estudiantes.

Además de contar con una zona 30 en el casco urbano, el municipio también apuesta por el uso seguro de la bicicleta gracias a BiciElx, una red de carriles bici distribuida por la ciudad, así como por la Biciescuela y la Unidad Ciclista de la Policía. Entre sus principales retos destaca continuar apoyando un proyecto con la Universidad Miguel Hernández para impulsar la investigación sobre accidentes y cajas negras de coches.

Torrent, el segundo municipio más seguro de la Comunidad Valenciana, se caracteriza por contar con un casco urbano con limitación de 30 km/h perfectamente señalizado, tanto vertical como horizontalmente, así como por disponer de pasos de cebra elevados en las grandes avenidas, ciclo carriles en los que no se permite superar los 20 km/h, cruces sin obstáculos que ofrecen mayor visibilidad y un gran número de controles de tráfico al año realizados por las autoridades. Como medidas de movilidad activa, destaca el proceso de peatonalización en el centro, los pasos inteligentes, rutas escolares seguras, en las que los estudiantes viajan con monitores, un carril bici de 21 km de recorrido, un sistema de alquiler de bicicletas público, con 17.000 usos al año, y un autobús urbano gratuito para escolares y mayores.

Las 25 ciudades más seguras

Las ciudades casi cero, las más seguras para conductores, peatones y ciclistas, forman parte en su mayoría de las principales periferias metropolitanas. La clasificación está protagonizada por 12 municipios de la Comunidad de Madrid, entre los que se encuentran varios del sur de la capital, como Móstoles, con una tasa de mortalidad de 0,10 (la más baja de España), Fuenlabrada (0,31) y Getafe (0,56) y, así como otros, como San Sebastián de los Reyes (0,23), Alcalá de Henares (0,31) y Las Rozas (0,42). También forman parte de este ranking tres zonas metropolitanas de Barcelona -Cornellá de Llobregat (0,46), Sant Cugat del Vallés (0,67) y Santa Coloma de Gramanet (0,51)-; dos de la provincia de Cádiz -Jerez de la Frontera (0,56) y San Fernando (0,42)-; dos de la Comunidad Valenciana -Elche (0,35) y Torrent (0,50)-; y dos en Galicia -Santiago de Compostela (0,21) y Pontevedra (0,48)-.

Destacan, además, otras ciudades de Asturias, Extremadura, Castilla La Mancha e Islas Canarias, como Oviedo, con una tasa de mortalidad anual de 0,54; Cáceres (0,63), Talavera de la Reina (0,24), y Telde, con 0,39.

Son algunas de las conclusiones del informe, Horizonte C3: Ciudades Casi Cero, que ha presentado esta mañana Fundación MAPFRE con el fin de dar a conocer la lista de las 25 ciudades y municipios de más de 80.000 habitantes que cuentan con menor tasa de mortalidad y menor tasa de heridos por cada millón de habitantes entre 2014 y 2018, así como explicar los motivos por los que determinadas ciudades se aproximan a cero.

Buenas prácticas: menos coches y más peatones

Ni la renta, ni la tasa de motorización, ni la densidad de población. Lo que caracteriza a las ciudades más seguras son las zonas peatonales, los carriles bici, el calmado del tráfico y los Planes de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), algunas de las peculiaridades de los municipios más seguros, que destacan por contribuir a que circulen menos vehículos a motor y a que lo hagan a menor velocidad, así como a impulsar modos de desplazamiento que generen menor peligrosidad, como por ejemplo caminar e ir en bicicleta.

El estudio también destaca que sólo una de las ciudades con bajo registro de siniestros fatales tiene un uso extensivo de la motocicleta y hace referencia, además, a otros factores comunes, vinculados con la educación vial, en particular para niños y mayores, así como a la creación de caminos escolares, promoción del uso de sistemas de protección y mayor utilización de la bicicleta.

Jesus: Monclus: “La reducción de víctimas es demasiado lenta”

“A pesar de que la siniestralidad en las vías urbanas ha tenido una tendencia decreciente en España a lo largo de este siglo, la tendencia es más lenta que en el ámbito interurbano, y las cifras de fallecidos y heridos siguen generando cada año un drama social incalculable. La reducción de víctimas es demasiado lenta”, ha apuntado Jesus Monclús, director de Seguridad Vial de Fundación MAPFRE.

El informe completo está disponible en: www.fundacionmapfre.org