La colaboración de ambas entidades cumple 10 años

Más de 13.000 niños se han beneficiado del programa en São Paulo​ y Rio de Janeiro

La Fundación Barça y Fundación MAPFRE han renovado su convenio de colaboración para llevar a cabo el programa de Prevención de violencia en Brasil, con el objetivo principal de atender a niños, niñas y jóvenes de comunidades vulnerables, habilitando espacios y actividades que utilicen el deporte como herramienta para educar en valores, fomenten la inclusión y cohesión social, fomenten el empoderamiento femenino, y promuevan el diálogo para la resolución pacífica de conflictos.

A lo largo de este año, se prevé que participen en el proyecto más de 2.000 niños, niñas y jóvenes (de 8-16 años) de comunidades vulnerables y con elevados índices de violencia en los municipios de la región metropolitana de Sao Paulo y Rio de Janeiro.

En Sao Paulo, el proyecto se desarrollará durante un período mínimo de 25 semanas con 2 seminarios de capacitación y transferencia metodológica, en colaboración con las Secretarías Municipales de Educación de los municipios de Sao Paulo y Guarulhos.

En el complejo de favelas de Maré, con más de 140.000 habitantes, lo que le convierte en uno de los más grandes de Rio de Janeiro, se llevará a cabo este mismo programa con sesiones semanales.

10 años del programa en cifras

Desde su puesta en marcha, en el año 2011, el programa ha beneficiado a más 13.000 niñas, niños y jóvenes de distintas comunidades de Rio de Janeiro y São Paulo​. Además, más 500 educadores locales han recibido formación en la metodología FutbolNet de la Fundación Barça.

Asimismo, se han realizado 5 festivales de fin de curso, en uno de los cuales participó el ex jugador del FC Barcelona Jose Edmílson. Estos eventos se han podido llevar a cabo gracias a la participación de más de 150 voluntarios de Fundación MAPFRE.

Metodología FutbolNet

La metodología FutbolNet, desarrollada por la Fundación Barça, utiliza el deporte, el juego y la actividad física como herramientas de integración social para mejorar la vida de los niños y jóvenes que se encuentran en contextos vulnerables.

El programa fomenta valores como el esfuerzo, el respeto, el trabajo en equipo, la humildad y la ambición, entendidos desde la cultura de la cooperación, tanto a nivel individual como colectivo.