Jesus Monclús: “Por primera vez la agenda 2030 traslada a la sociedad la importancia de reducir las lesiones de tráfico y llama a la acción”.

“Los Objetivos de Desarrollo Sostenible representan una necesidad ineludible para las personas y el planeta y son una oportunidad única para la seguridad vial. Es intolerable que cada 4 minutos, muera por esta causa un niño, más de 500 al día, y que 50 millones de personas de todas las edades sufran lesiones todos los años como resultado de un siniestro de tráfico que podría haberse evitado”.

Así lo ha destacado hoy Jesus Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE en el transcurso de una jornada inaugurada por Ángel Garrido, Consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, donde ha presentado “Seguridad Vial y los ODS. Una guía para la empresa privada”. Se trata del primer documento de este tipo, que ha sido elaborado con el objetivo de ayudar a las empresas a incrementar su compromiso con la seguridad vial a través de la Agenda 2030 de la ONU y orientarles para que sean más eficientes a la hora de alcanzar el Objetivo Cero.

El informe, que ha contado con la participación de algunas de las entidades, empresas en su mayoría, líderes por su compromiso con la seguridad vial, recuerda que los siniestros de circulación continúan siendo la principal causa de muerte en niños y jóvenes de entre 5 y 29 años y que el 26 por ciento de los fallecidos a nivel mundial son peatones y ciclistas.

En este sentido, también ha hecho referencia a la importancia que ha tenido la iniciativa global Decenio de Acción 2011-2020 para la Seguridad Vial de Naciones Unidas, clave para “frenar” la cifra mundial de siniestralidad mortal. “Sin este documento de orientación para los países y el trabajo de todos, el balance de víctimas mortales sería de 1,9 millones en lugar de 1.3 millones”.Durante la jornada, en la que han participado representantes de la DGT, Alsa, Vodafone, Bosch España, Gestamp, Gonvarri, Arval y AESLEME, entre otras entidades, el director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE ha subrayado que “por primera vez la seguridad vial se incluye en los ODS a nivel global, lo que es fundamental, porque traslada a la sociedad la importancia de reducir las lesiones de tráfico, llama a todas las organizaciones y todos los individuos a la acción, permite tender puentes con aspectos tan relevantes como el medio ambiente y la salud, y muy importante, reconoce el esfuerzo de todos los que trabajamos para mejorar la seguridad”.

COMPROMISO COLECTIVO

“Aunque queda mucho por hacer, la buena noticia es que cada vez hay más empresas comprometidas”. Así lo ha manifestado el experto en seguridad vial de Fundación MAPFRE, quien ha hecho alusión al esfuerzo que realiza esta entidad, que invierte anualmente más de 6 millones de euros a través de actividades y programas educativos en 25 países con el objetivo de sensibilizar acerca de la importancia de la seguridad vial para prevenir y reducir los siniestros de tráfico.

También ha destacado el compromiso de muchas empresas, que demuestran una responsabilidad compartida en el ámbito de la seguridad vial, “esencial para conseguir avanzar en cinco áreas de vital importancia, como son las personas, el planeta, la prosperidad, la paz y las alianzas”. Entre sus buenas prácticas destaca la contratación den servicios de transporte seguros y vigilancia de los excesos de seguridad de los desplazamientos que realizan sus empleados; impulso de vehículos seguros y limpios; mejora de la seguridad de sus trabajadores y familias a través de innovadoras apps y tecnología para eliminar distracciones producidas por el teléfono móvil, detectar señales de tráfico y minimizar el error humano; promoción de la movilidad activa en las ciudades (andar y trasladarse en bicicleta) y de las zonas seguras de acceso a los colegios; y fomento de programas para reducir la emisión de CO2.

MÁS MEDIDAS Y MÁS EFICACES

“Al ritmo actual, 20 millones de personas morirán y 1.000 millones resultarán heridas en incidentes de tráfico en las próximas dos décadas a menos que se tomen medidas realmente eficaces para prevenirlos”. Así lo cree Etienne Krug, director del área de Enfermedades No Transmisibles, Discapacidad y Violencia de la OMS, quien explica en este informe la necesidad de una “voluntad política mucho mayor” para garantizar que los países apliquen “más medidas y más eficaces” para reducir los siniestros viales. “Si lo logramos, advierte, evitaremos la muerte y las lesiones de muchas personas, haremos posible que puedan caminar y moverse en bicicleta de forma segura y garantizaremos mayor bienestar social”.

El experto de la ONU ha recordado en este documento, que también incluye reflexiones de otros expertos internacionales, algunas de las principales causas de siniestralidad vial en el mundo, como comportamientos irresponsables de conductores y pasajeros, utilización de teléfonos móviles, mal estado técnico de los vehículos y la insuficiente calidad o mantenimiento de las infraestructuras y señalizaciones viales. “La mayor carga, señala, la asumen los peatones, ciclistas y motociclistas, que representan el 54% de todas las muertes por choques y atropellos de tránsito”.

El informe completo de Fundación MAPFRE está disponible aquí.