La Carta Europea es la mayor iniciativa mundial de intercambio de buenas prácticas

Analizar e identificar las mejores prácticas en seguridad vial en España es el objetivo de la jornada que ha organizado esta mañana Fundación MAPFRE en colaboración con Vias Institute, coordinador de la iniciativa de la Comisión Europea “Carta Europea de la Seguridad Vial”.

Dicho encuentro, que se ha celebrado en Madrid, ha sido inaugurado por Julio Domingo, Director General de Fundación MAPFRE, y Álvaro Gómez, director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico, quienes han coincido en la importancia de compartir experiencias y aprendizajes a nivel europeo, como vía para alcanzar el objetivo europeo de reducción al 50% el número de víctimas graves y mortales en nuestro continente.

En el trascurso de la jornada ha participado Emily Coenegrachts, directora de Marketing y Comunicación del Vias Institute, quien ha presentado el estado actual y perspectivas futuras de la Carta Europea de Seguridad Vial, una plataforma que agrupa cerca de 4.000 entidades, de las cuales 1.080 son españolas, que llevan a cabo todo tipo de iniciativas de seguridad vial para contribuir reducir la siniestralidad vial

Galardonados al Premio Europeo de Excelencia en Seguridad Vial

Cuatro proyectos españoles que han recibido el Premio Europeo de Excelencia en Seguridad Vial que concede la Carta Europea de la Seguridad Vial y que reconocen la contribución de las organizaciones que desarrollan iniciativas especialmente interesantes o valiosas para la mejora de la seguridad en carretera.

El Ayuntamiento de Narón (La Coruña), con el proyecto “Caminos escolares seguros, Kiss&go y aparcamientos disuasorios”; y Aigua de Rigat (Barcelona), por la iniciativa “Gestión de la seguridad vial dentro de la empresa”, que fueron galardonados en 2018; y el Colegio Público Miguel de Cervantes (Gijón), por su actividad “Bici Escuela”, en 2016. Asimismo, en octubre de este año, la propia Fundación MAPFRE ha sido reconocida por la Carta Europea de la Seguridad Vial como una de las seis entidades más destacadas en Europa por su programa internacional dirigido a esta materia.

Pedro Caneiro, coordinador del Programa de Educación Vial del Ayuntamiento de Narón, ha resaltado que “uno de los objetivos principales de los programas impulsados a través del Consistorio, en concreto dos de ellos, Kiss&Go (Bica e Arrinca) y los aparcamientos disuasorios, es crear entornos escolares seguros en las zonas próximas a los colegios, retirando los vehículos de las inmediaciones de los centros para poder dejar o recoger a los menores en los colegios de un modo seguro y evitando los posibles riesgos en horas en las que se registra una importante afluencia de vehículos y peatones”.

También ha indicado que “con los Caminos Escolares Seguros fomentamos la autonomía de los escolares y la práctica del ejercicio físico, incentivándolos para ir caminando, en bicicleta o en patinete desde sus casas a los colegios. La implicación de la comunidad educativa y de los padres y madres resultó fundamental para que estos programas hayan tenido tanto éxito y una participación de casi el cien por cien del alumnado al que se dirigen en los centros de enseñanza del municipio”.

La representante de Aigua de Rigat, Mónica Porroche, ha señalado que “nuestro Sistema de Gestión de Seguridad Vial es una herramienta integrada en la toma de decisiones y en el día a día de la empresa, que permite, en el campo de la Seguridad Vial, la prevención de accidentes de tráfico de nuestras personas trabajadoras y de la ciudadanía que se pueda ver afectada por nuestra actividad, aportando un valor añadido a nuestra gestión».

Además, ha destacado “La implementación de este Sistema de Seguridad se desarrolla también pensando en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible con los que la compañía también tiene su compromiso”.

En este mismo sentido se ha pronunciado Angeles García, directora del Colegio Público Miguel de Cervantes de Gijón, quien ha explicado que “decidimos poner en marcha el “Proyecto Biciescuela”, porque los hábitos que se adquieren en la infancia son los que mejor perduran en la edad adulta, siendo por tanto una responsabilidad de los centros escolares educar en seguridad vial, en sostenibilidad y, en definitiva, en mejora de la salud y calidad de vida”

“Lo hemos centrado en el uso de la bicicleta porque creemos que a través de la misma nuestro alumnado podrá, de una forma práctica y en situaciones reales, adoptar un estilo de vida físicamente activo, tomar conciencia de la necesidad de un modelo de movilidad sostenible, y dotarse de un conocimiento de la seguridad vial en su propio entorno y en colaboración con los diferentes agentes comunitarios”.

Modelo español

La jornada ha finalizado con la segunda mesa titulada La experiencia española en la seguridad vial, moderada por Jesús Monclús, director de prevención y seguridad vial de Fundación MAPFRE, en la que han intervenido Raimundo García, presidente de la OIAV; Mar Cogollos, directora de AESLEME; Elena de la Peña; subdirectora general técnica de la AEC; Eduardo Mayoral, director de Seguridad, Calidad y Procesos de ALSA (Grupo National Express); y Juan José Vilanova, intendente mayor de la División de Tránsito y Seguridad Vial de la Guardia Urbana de Barcelona.

A lo largo de sus intervenciones los ponentes han destacado que la seguridad vial es cosa de todos, Administraciones Públicas, empresas, fundaciones y asociaciones, y de todos los demás representantes de la sociedad civil. También, han señalado que es fundamental crear conciencia desde edades tempranas, en los ámbitos educativos y familiares.

Para Jesús Monclús, “El Objetivo Cero víctimas mortales y graves es perfectamente posible, pero debemos redoblar esfuerzos y dedicar presupuestos acordes con la tragedia humana y los costes sociales que suponen alrededor de 25.000 fallecidos anuales en Europa, de los que más de 1.800 son españoles».

En esta línea ha destacado que “lo primero que debemos hacer cambiar de mentalidad y dejar atrás el fatalismo o, dicho de otro modo, más claro, la negligencia o falta de acción: las víctimas no son inevitables o accidentales, son resultado de factores de riesgo conocidos y, en su inmensa mayoría, controlables y eliminables”.